Mesa camilla

Con este cambio ya no es necesario poner faldas a la mesa.

La mesa camilla al llevar falda se suele fabricar de aglomerado y quería conseguir que pareciese de madera. He probado con diferentes colores (bronce, rojo antiguo, dorado), no paré hasta que se parecise lo más posible a la idea que llevaba, como no tengo muchos conocimientos en el tema, me toca experimentar y así ir aprendiendo sobre la marcha, pero no me importa, sigo y sigo.

 

 

Una vez conseguido el tono que iba buscando (más o menos), pasé a decorarla, optando por unas estampaciones en blanco con ligeros matices de colores (verde, rojo y amarillo), apenas se aprecian en la fotografía, son pequeños puntos. Finalmente, unas tachuelas a todo alrededor de la mesa para darle otro aire.

Y para proteger el trabajo, en esta ocasión he optado por el barniz.

 

 

La mesa junto con los sillones, forman un buen conjunto, por lo que el resultado final se acerca bastante a lo que había imaginado.

Al no tener que ponerle las faldas, el espacio parece mayor.

Soy amante de las mesas camilla con sus faldas, pero en esta ocasión y teniendo en cuenta que donde tenía que estar la mesa no es una zona espaciosa, sino que tiene un tamaño reducido, la idea es la mejor para dar sensación de espacio.

La mesa junto con los sillones, forman un buen conjunto, por lo que el resultado final se acerca bastante a lo que había imaginado.

Al no tener que ponerle las faldas, el espacio parece mayor.

Soy amante de las mesas camilla con sus faldas, pero en esta ocasión y teniendo en cuenta que donde tenía que estar la mesa no es una zona espaciosa, sino que tiene un tamaño reducido, la idea es la mejor para dar sensación de espacio.

".......Garaver".

...
    < Volver Compartir: